Con Gran Premio de México #F1 no se nos quita lo de tercer mundo

El chavo tímido de los suvenirs clones de a $100 fuera del autódromo, el cuerpo policial prestando un buen servicio de un evento élite como este, clases sociales compartiendo el metro, me sentí rara, se los juro.

Aunque la mona se vista de seda...mona se queda y no es por arruinarles la gran #F1esta. 

Tomé la línea 9 del metro, yo muy de carreras, se me hizo tarde para llegar al Autódromo Hermanos Rodríguez para ver el Grand Prix de México, y yo muy confiada no metí dulces o chicles en mi bolsa, porque tenía la ilusión de que aparecería algún “vagonero” a ofrecerlos a mejor precio que los del Oxxo. - ¡Vaya!, la mala costumbre.

Una tras otra estación, brillaron por su ausencia estos casulaes vendedores informales.  

Luego a la altura del metro Chilpancigo – que pasa por debajo de la exclusiva Colonia Condesa- se subió gente que les aseguro que en su vida habían tomado el metro, otro tipo de personas de clase media alta que tampoco es usual verlas en la cotidianidad de en un asfixiante y descuidado vagón de la Ciudad de México.

A lo mejor no querían irse en coche para ahorrar tiempo en el tráfico y no perder tiempo buscando estacionamiento.

No daré descripciones para no estereotipar, pero ya saben de qué tipo de gente hablo. 

Algo que siempre he criticado, y es que en países de primer mundo es normal ver gente de clase media alta y alta en un Subway -aquí no-, eso es pecado…pero este fin de semana sí ocurrió. Maravillosa convivencia de distintas clases sociales en el metro. Me sacó una sonrisa.

Luego al buscar la entrada para ingresar al autódromo, tuvimos que caminar un gran tramo que ni de chiste lo transitaría si fuera un día normal y menos con mi equipo de fotografía, los alrededores pertenecen a la colonia las Granjas delegación Iztacalco. Que no es muy segura que digamos. 

Al ver tanto policía me pregunté si todo los elementos los habrán mandado para estos rumbos, según el boletín de la SSP de la Ciudad de México se destinaron 21 mil policías para el evento de las carreras más esperadas del año, ¿habrán quedado otras zonas de la ciudad a la merced de la delincuencia?, porque otros cuatro mil policías estaban en el corredor Reforma-Zócalo por el desfile de Día de Muertos.

Lo cierto es que la seguridad alrededor de la ciudad deportiva estuvo al servicio de un evento de élite como lo es la Fórmula 1, ¡uich! Qué dirá el mundo de la Ciudad de México si asaltan o secuestran a algún güerito(ta) que se bajó de una Suburban, y que tengamos un escolta loco haciendo show, o que nos salga una lady o lord por ahí, si asaltan algún gringo o turista, hay que guardar las apariencias, es la ciudad de vanguardia, - ¡Qué tercer mundo ni que nada! -.

BENDITA INFORMALIDAD

Al final quise comprar un suvenir, pero estaban carísimooooos dentro del autódromo, una simple playera de algodón con un sencillo estampado de Ayrton Senna fue lo más barato que vi en $800 mexicanos, las camisas con más logos y bordados de las escuderías Ferrrari y Mercedes no bajaban de dos mil pesos.

Y la gorra del Checo Pérez que se me antojó estaba en mil pesos… no la compré. ¡Esperaré a ver quién me la regala, o a ver que colega periodista me la obsequia!

Saliendo del autódromo y triste por mi gorra de mil pesos, me llamó la atención que un chavo estaba con una mochila, metía y sacaba gorras de manera misteriosa, ni que tuviera droga… ¡si, como ven!, la informalidad se hizo presente pero tímidamente, esa a la que estamos acostumbrados, la misma que tiene el sello Hecho en México.   

El chavo haciendo su venta con las gorras y camisas clones de Ferrari, Mercedes y ¡claro! tenía los clones de los suvenirs del checo.

A lo mejor esta vez los polis tenían que cumplir, en días como estos no podían darse el lujo de hacerse los patos, no era la orden del día, ni para la informalidad y menos para la delincuencia.

 

No puedo terminar sin decirles el precio de los clones de las gorras ¿adivinen?, a $100 pesitos. Y las playeras en $200. Eran clones de las mismas gorras que adentro vendían a 9 veces al valor de la original. Quién sabe si atraparon al jovencito, me dio hasta pesar.

Si me faltó algo de la fauna local... ah sí, como olvidar a los revendedores en el mismo son tímido del chico de las gorras.

Botellas de agua, coca, boings y puestos callejeros similares brillaron por su ausencia también, - y yo con sed- nuestra bendita costumbre a la informalidad, las calles estaban limpias, el metro muy puntual, vaya que todo olía a primer mundo, lástima que tan sólo por un fin de semana. 

Gracias Fórmula 1 nos demostraste que podemos ser lo que nos proponemos, pero aunque aparentemos ser de primer mundo seguiremos siendo de tercero, los problemas son más de fondo, ¿o no? ¿Miguel Ángel Mancera?

 

@LauraBruges