Celler Mariol se fundó en 1945 en la localidad de Batea.

Celler Mariol se fundó en 1945 en la localidad de Batea. Actualmente cuenta con dos bodegas en esa población. En 1970 comenzó el proceso de embotellamiento. Según apunta Sarclá, desde allí se cubre el mercado natural de la zona, que es la provincia de Tarragona, la Costa de Llevant, Canarias y Baleares.

Desde Barcelona, la empresa pretende abarcar más cómodamente el mercado de la capital y alrededores. Los vinos de la DO Terra Alta que se venden en esta nueva tienda son: del año, crianzas, reserva y gran reserva. También se vende vino de mesa y a granel bajo la DO Catalunya. Otros de los productos que se venden son aceites, olivas y cavas, pero estos son de la cooperativa de Batea y de Artés (Bages).

Desde la calle Rosselló se va a intentar también dar cabida a cualquier producto de la Terra Alta. “Estamos abiertos a hacer cualquier colaboración y dar a conocer más productos de la comarca”, afir
ma Sardá. En Barcelona, Celler Mariol ya tiene otra bodega, en la calle Fabra i Puig, pero en este caso sólo es de venta al público.

Con la apertura de esta bodega empieza una etapa de expansión para los vinos de la Terra Alta. Sardá explica que Celler Mariol se sumergirá a principios de año en el mercado alemán y que en primavera iniciará la aventura del mercado americano. Representantes norteamericanos se interesaron por los vinos de la Terra Alta en la Fira del Vi de Barcelona. La estrategia de Celler
Mariol en estos nuevos mercados, explica Sardá, “será entrar primero con productos ya conocidos y que funcionan bien y, si hay una buena respuesta, lo intentaremos con productos nuevos”.
La producción de Celler Mariol en el año 1998 —de las dos bodegas de Batea— fue de 3 millones de litros y la facturación ascendió a 350 millones de pesetas en lo que se refiere a vinos embotellados.

Barcelon aacog euna bodeg ya centr ode promoci ódne vino sde la comarca.