Contingencia, espectáculos y negocios en la #CDMX

Contingencia, espectáculos y negocios en la #CDMX

 

@alexiabarriosg

 

Hay más de 20 millones de habitantes en la zona metropolitana del Valle de México, donde circulan diariamente 5 millones de vehículos automotores que arrojan los compuestos orgánicos volátiles (COV) y óxidos de nitrógeno (NOx), los dos precursores de ozono, según el Centro Mario Molina. Es el resultado de una subcultura citadina que privilegia el uso del automóvil particular en lugar del transporte público, de gobiernos que han privilegiado las obras públicas viales para la circulación de autos en lugar de ampliar las redes de transporte público.

 

Los estados circunvecinos al otrora Distrito Federal han imitado a nuestros jefes de gobierno desde López Obrador: más puentes, más vialidades, más segundos niveles, más distribuidores viales, menos transporte público, menos modelos para la movilidad urbana, menos preocupación por los ciudadanos.

 

De 1990 a 2012 los vehículos en la Zona Metropolitana del valle de México (ZMVM ) pasaron de menos de tres millones a más de cinco millones. Hasta el 2014, el tema de la contaminación estaba contenido por un programa “Hoy No Circula”, basado más en el modelo del coche al tipo de motor. A la llegada de Miguel Ángel Mancera, por idea de su secretaria de Medio Ambiente, Tania Müller, se impuso contra viento y marea un “Doble No Circula” o “No Circula Sabatino”, afectando a miles de personas que tenían su vida relativamente acomodada. Resultado de amparos promovidos por el PAN-DF, un millón 700 mil autos viejos volvieron a las calles, generando el mayor de los caos que hayamos tenido diariamente.

 

El 4 de julio de 2014, en una de mis columnas que criticaron al “doble no circula”, le expuse a Miguel Ángel Mancera y a Tania Müller el error de su programa, al ignorar análisis básicos, que siguen sin ser atendidos:

 

CORRUPCIÓN de los verificentros, en que miles de automovilistas han dado “mordidas” para brincarse la maquinita y obtener sus calcomanías.

 

INJUSTICIA en los gravámenes hacia los automovilistas de clases medias hacia abajo que hacen grandes esfuerzos para tener un auto y son castigados con impuestos y servicios por toda la ciudad.

 

AUSENCIA de un plan integral para quitar los autos chatarras de circulación y realmente impulsar la adquisición de carros nuevos, a precios justos y créditos accesibles.

 

POLICÍAS DE TRÁNSITO Y GRUYEROS desatados para “morder” a cuanto automovilista vean, más que multarlos con el nuevo Hoy no Circula.

 

INCUMPLIMIENTO de compromisos para que los habitantes de la Ciudad de México vean sus calles limpias de autos abandonados, limpia de franeleros, limpia de talacheros y de malos ciudadanos que han hecho de los espacios públicos su propiedad privada en las calles.

 

Pero datos nuevos debemos exponer al jefe de Gobierno y cuestionarle con suma seriedad, porque el rasero con que se castiga al ciudadano de a pie, no es el mismo con que se trata a algunas empresas que perjudican con sus actividades la movilidad y el medio ambiente. Y lo digo con toda la seriedad.

 

El pasado lunes 14 de marzo, desde las 16:00 hasta las 22:00 horas, en el tramo entre Periférico y Río Churubusco, el Viaducto estuvo prácticamente detenido, impactando la movilidad de todas las vialidades de esta zona de la ciudad, donde miles de automovilistas pretendían cruzar del poniente al oriente. Ignoro cuál fue la situación del oriente al poniente por la ruta de la Ciudad Deportiva. ¿El motivo? El concierto de The Rolling Stones, traídos por la empresa-monopolio del espectáculo en México, OCESA, filial de CIE.

 

Pero he ahí que no es lo único que ocurre, pues resulta que CIE- OCESA tiene la bendición de realizar la Fórmula Uno y para ello, el gobierno de Miguel Ángel Mancera y la Secretaría de Turismo Federal le han dado la concesión por cinco años y más de 3 mil millones de pesos que erogará el gobierno mexicano como “gasto” para “promover la marca México generarán ganancias hasta por 10 veces el monto de lo invertido, pero para las empresas beneficiadas. Se trata de un negocio privado realizado con recursos públicos”, como bien lo expuso la revista Contralínea. Un negocio que cada que se realizará provocará como ocurrió en su regreso, con la paralización de varias vialidades, la alteración de operaciones del AICM, el retraso en la movilidad de miles de capitalinos y el despliegue, con recursos públicos, de miles de agentes viales y de seguridad pública para un espectáculo totalmente privado, que además, en sus cotizaciones, tienen el descaro de cobrar “servicios de seguridad” y “protección civil” al GCDMX que le proporciona dichos servicios.

 

No es lo único; pues Mancera le ha entregado a millonarias cuentas a CIE-OCESA la exclusividad de los conciertos “gratuitos” en el Zócalo, en Reforma, el Ángel y el Monumento a la Revolución, entre otros espacios, que han provocado el cierre de arterias viales, que se han ido sumando a los golpes ambientales, de libre tránsito y movilidad de la Ciudad de México.

 

Me parece que para el gobierno de Miguel Ángel Mancera y para la Presidencia de la República, sería muy bueno esclarecer y acotar los beneficios y facilidades que han dado a un monopolio del espectáculo en México, que en este momento, también forma parte de los problemas ambientales de la capital del país. Al menos, que sin saberlo, sus millonarias ganancias, sean para que la CDMX invierta en lo que hace falta: medio ambiente, transporte público y mayor movilidad.  

 

DERECHO DE RÉPLICA:

 

En relación con la columna anterior en que, citando a una fuente estadounidense que por lo regular es fiable, afirmé que  «Netflix fue de los primeros en cancelar cualquier tipo de transacción comercial con los responsables de la teleserie “la Indomable”», la oficina de relaciones pública de esta empresa en México, me aclaran que eso no ocurrió y que el statement de esta serie es el siguiente: "El inicio de rodaje de la serie original de Netflix, Ingobernable, sigue en pie para este año".

 

Pregunté si la producción seguiría a cargo de Argos, a lo que la representación de Netflix no tiene aún respuesta. Agradezco a la exitosa empresa su precisión, además, como su suscriptora, redoblo el agradecimiento por haber refrescado la industria creativa y cultural que tanto nos hacía falta.

 

alexiabarriossendero@gmail.com