FORMAS ALTERNATIVAS DE FINANCIAMIENTO

Hoy en día México pasa por uno de sus peores momentos sociales, pero sólo el ciudadano de a pie, las personas comunes que decidan hacer un cambio genuino y de fondo, harán la diferencia, gestarán una nueva forma de funcionamiento que de nuevas circunstancias, mejores oportunidades para volver a creer, volver a confiar y ser una sociedad fuerte y madura. #Gcc

FORMAS ALTERNATIVAS DE FINANCIAMIENTO

De unos meses a la fecha se ha desatado, en nivel mundial –y especialmente en México-, una fiebre de ingenierías financieras domésticas, no formalizadas, cuyos sistemas son funcionales, siempre y cuando se respeten las reglas que se establecen, pues de lo contrario suponen un gran riesgo. Me refiero a las conocidas Flores, Telares, Células, Castillos y otras modalidades, que ofrecen abundancia.

Funcionan bajo un esquema cíclico que requiere el ingreso constante de personas que inviertan una determinada cantidad de dinero y conforme van recibiendo la cantidad establecida, quienes son de nuevo ingreso van subiendo de niveles hasta llegar a la cúspide, ocupando el lugar de recepción del dinero acumulado. Hay diferentes montos de participación: $24,000, $2,000, $500 y $200; estos sistemas son efectivos, no tienen falla, sin embargo el factor de riesgo es, como en todos los demás sistemas, el humano.

Vale la pena señalar que no es algo nuevo, ya en años pasados se presentó este tipo de ingenierías, algunos ganaron, pero muchos perdieron en las llamadas “Pirámides”. Este sistema es tan efectivo que es la estructura bajo la que funcionan las redes de mercadeo: gente que invita a gente. Por otra parte, la interrogante que surge es ¿por qué, después de tanto tiempo y de tantas experiencias desagradables, estos sistemas han tomado auge hoy en día, en pleno siglo XXI? 

Evidentemente es porque ofrecen soluciones viables para las finanzas con problemas en su funcionamiento, economías en crisis, tanto en lo individual como en lo colectivo, sin los inconvenientes trámites y requisitos que exigen las entidades bancarias. Es una forma de capitalización basada en la confianza, pues es la recomendación que surge del llamado “Mercado Cálido”, constituido por familiares y amigos unidos por lazos afectivos.

Estos sistemas tienen una cualidad democratizadora, pues no importa el nivel el género, nivel cultural, social o económico de sus integrantes, todos participan con la misma cantidad y bajo las mismas reglas. Quizá también supongan un síntoma de las sociedades necesitadas de volver a confiar en quienes las conforman, en generar soluciones creadas desde ellas para sí mismas. Graphos Comunicación Creativa; proyecta tu #gestión social vía #publirreportajes #graphoscc especializados en #redessociales. Excelentes resultados, contáctanos: (55) 4444 4917 gcc@graphoscc.com, graphoscc@gmail.com

Estas ingenierías funcionan efectivamente, están bien diseñadas, pero ponen a prueba la ética de las personas, quienes buscan saltarse las reglas, alterar los ciclos y obtener más ganancias a costa de la pérdida a otros; dichas personas son las mismas que se victimizan cuando alguien más aplica el juego sucio. Entonces, quizá el grado de funcionamiento de estos sistemas sea un parámetro de la confiabilidad dentro de una sociedad, de la aplicación de sus valores y la calidad humana de sus integrantes.

Hoy en día México pasa por uno de sus peores momentos sociales, pero sólo el ciudadano de a pie, las personas comunes que decidan hacer un cambio genuino y de fondo, harán la diferencia, gestarán una nueva forma de funcionamiento que de nuevas circunstancias, mejores oportunidades para volver a creer, volver a confiar y ser una sociedad fuerte y madura.