Asamblea Anual

Deducción.

Juan José Salazar.

“Asamblea anual”

 

“La planificación a largo plazo no se ocupa de las decisiones futuras, sino del futuro con las decisiones actuales”.

Peter F. Drucker. Filósofo de la Administración

 

Finalizó el primer cuarto del año 2018, cuatro meses muy intensos para la economía mexicana. Las empresas nacionales realizaron su cierre del ejercicio 2017, revisaron a detalle sus inventarios, calcularon las retenciones de impuestos de sus empleados para enterar diferencias (si fuera el caso), implementaron sus presupuestos para el año en curso; además, debieron presentar su declaración anual del Impuesto Sobre la Renta (conocido como ISR corporativo), entre otras acciones que año con año se ejecutan.

Pero hay un ejercicio en particular que me parece crucial en una empresa, la asamblea anual. Este año tuve el honor de asistir a diversas asambleas de nuestros clientes, que aprovecho para agradecerles la confianza que depositan en nosotros un año mas.Es un acto que, si bien está marcado como obligatorio para todas las empresas según la Ley General de Sociedades Mercantiles, no todas la realizan.

El tema que me toca presentar en este tipo de juntas es la parte financiera y fiscal de las empresas. Se muestran los estados financieros del ejercicio inmediato anterior para revisar a detalle diversos puntos, como son las utilidades o pérdidas, las ventas, el costo de ventas, gastos de operación, el impacto del resultado integral de financiamiento, este último relacionado en su mayoría por las transacciones en moneda extranjera que tienen las compañías. Particularmente en el año 2017 las empresas que tuvieron mayores cuentas por pagar en moneda extranjera (en dólares principalmente) se vieron perjudicadas con una pérdida cambiaria fuerte, caso contrario a aquellas en las que las cuentas por cobrar fueron superiores y generaron una utilidad cambiaria que ayudo a su resultado financiero final.

Como lo indica otra frase del mismo Peter F. Drucker; “Lo que se mide, mejora.”

Otra característica que observo en las asambleas anuales es la de revisar el modelo de negocio y hacer una pequeña pausa para analizar si la empresa va por la ruta adecuada y a su vez modificar el rumbo. Revisar los procesos de los diversos departamentos y supervisar que los objetivos del presente año vayan por un buen camino. Todo lo anterior tiene un fin en particular: la toma de decisiones.

Invito a las pequeñas y medianas empresas a realizar su asamblea anual, quitemos esa idea de que solo las grandes compañías pueden o deben hacer ese tipo de actos. Recuerden que los cimientos y las bases para una gran empresa se construyen en los inicios y a una escala menor.

 

 

 

guemeen twitter: @Juanjosesyp

juanjose@syp.com.mx

www.salazaryperez.com