En el país de los ciegos, como en el de los jodidos...

El tuerto es el rey, versa el dicho acerca de quien gobierna en el país de los invidentes. Y bueno, yo me pregunto:¿Y si a ese mítico sitio llegara un hombre normal con una visión de 20-20 no derrocaría inmediatamente al tuerto en gestión? Pues la respuesta sería un rotundo NO. En el país de los ciegos, como en el país de los jodidos, nadie quiere a un lider en el completo uso de sus facultades o de sus virtudes. El ciego no confiaría jamás en quien nunca ha transitado por la oscuridad en la que el vive perpetuamente, aunque sea a medias. Igual que el jodido jamás votaría por quien demuestre ser un dechado de virtudes sin haber transitado por el viacrucis de la necesidad y menos si no ha tenido que recurrir a la transa para salir adelante. Es por eso que a Jesús lo crucificaron. Y no fueron los Romanos, fueron los mismos Judíos quienes acusaron al Nazareno de conspirar en contra de lo que predica el Talmud y de incitar a sus seguidores a rebelarse en contra de la prefectura Romana. ¿Y por que? Por que Jesús representaba lo mas cercano a la perfección que todos quisieramos alcanzar como seres humanos y eso va en contra de nuestra propia naturaleza. Es la misma razón por la cual Donald Trump resultó electo candidato del partido republicano a la presidencia de los Estados Unidos. Una inmensa mayoría de la población se identifica mas con sus defectos que con sus virtudes. Tal parece ser el secreto del exito para convertirse en celebridad en estos tiempos. Entre mas encándalos se encuentra involucrada una celebridad, mas fama adquiere. Comienzan a llover los contratos en la misma medida en la que comienzas a recibir las demandas o las críticas. Es por eso que la televisión y las revistas del espectáculo alimentan afanosa y constantemente la industria del rumor y la calumnia. Por que eso vende mas que la simple información. Y si el paquete se puede aderezar con fotografias en poca ropa o ninguna ropa, mejor.

El fenómeno aplica igualmente a nivel personal. Uno imaginaría que un profesionista candidato a un puesto ejecutivo con el mayor curriculum, credenciales y experiencia tendrá asegurado el puesto. Pues NO. Este tipo de candidatos son descartados automáticamente por los mandos superiores ante el temor de que al llegar, vayan a demostrar que son mas competentes que ellos y les bajen la chamba en un dos por tres. Es por eso que las filas de desempleados o de retirados están nutridas en un alto porcentaje por la gente mas capaz que podamos encontrar. Verdaderos maestros en su oficio o profesión que no encuentran ya un lugar en la cadena productiva y que han quedado relegados al olvido por el solo pecado de haber ejercido su profesión impecablemente durante toda su carrera.