Corrupción, la pesadilla de los mexicanos

La corrupción sigue acechando el bienestar de los mexicanos –pareciera que este dato no es nuevo- , así lo reveló una reciente encuesta del Instituto Nacional y Estadística y Geografía (Inegi).

Mucho se ha hablado de este tema. Por un lado, sigue en stand by la discusión sobre la aprobación del Sistema Nacional Anticorrupción en el Congreso; mientras que, el representante del poder Ejecutivo en el país sigue señalando una y otra vez, en el escenario en que se pare a hablar del tema, que el cohecho es una cuestión cultural, que casi, casi es algo que viene en el ADN de los mexicanos -cabe destacar que, analistas, estudiosos del tema, organismos no gubernamentales y think tanks le siguen refiriendo a éste que tal afirmación es un error-.  

A esta discusión, hay que sumarle la opinión de la gran mayoría de ciudadanos de a pie, quienes consideran que la corrupción es un tema que los sigue preocupando. En una escala en la cual, la inseguridad y delincuencia es la problemática que más los mantiene intranquilos, con un 66.4%; el cohecho ocupa el segundo sitio, con 50.9%.

Y para rematar, los encuestados refirieron que su principal experiencia asociada la corrupción, ocurre cuando tienen que tratar con funcionarios públicos, es decir, cuando tienen que realizar algún trámite, pagos o solicitud de servicios públicos. Esta experiencia se llevó un porcentaje de 55.2%; y la que le secunda tiene que ver con trámites en el Ministerio Público con un 23.7 por ciento. ¡El 83.7% se lo llevaron los funcionarios públicos!

Esta información, refiere el INEGI, tan sólo es una fotografía del sentir de los mexicanos a lo largo del 2015, ya que el documento sobre este cuestionario, Encuesta Nacional de Impacto Gubernamental (ENCIG) 2015, comprende el periodo de enero a diciembre del año pasado.

¿Acaso la corrupción pareciera más bien estar focalizada en los servidores públicos del país? Y no a TODOS los mexicanos, tal como dice el presidente de México.