La Economía del esoterismo mexicano.

Nuestras autoridades hacen aseveraciones con una gran seguridad que, sin embargo, no se ven reflejadas en nuestro bolsillo. ¿Qué estarán viendo que nosotros ignoramos?

La Economía del esoterismo mexicano.

Seguramente que Luis Videgaray y nuestro querido presidente Enrique Peña Nieto acuden a algún brujo antes de dar sus predicciones para la economía mexicana.

Venimos escuchando año tras año en cada discurso que tendremos crecimientos arriba del 2.8% o del 3% en el PIB del país. Para no fallarle pasamos después a los estimados con un putno porcentual de margen de error, los famosos "Creceremos entre 2.5% y 3.5%"... por si las dudas ¿no?

Desafortunadamente vemos un panorama económico mundial donde la FED ya empezó a subir las tasas interés, la OPEP no deja de producir petróleo y nadie puede contra ellos, la mezcla mexicana ya ofrece un litro de crudo a un precio infrerior al de una botellita de agua.

Acaso será que ellos tienen información sobre el futuro que nosotros no... algún pacto con algún ente sobrenatural que les permite salir a los micrófonos y a los informes para asegurar cosas que nada más no alcanzamos a percibir el resto de los mortales.

Expertos en la materia piensan que la caída del precio de la mezcla mexicana obedece a un ciclo normal dentro de los márgenes de precios de este commodity. En 2002 el barril estuvo alrededor de los 10 USD por barril. Sin embargo, sabemos que a pesar de ser un país productor de petróleo, tenemos que comprar un producto final refinado porque PEMEX nada más no ha podido terminar de ponerse al día para ofrecer refinamiento de primer nivel. 

Y en este año Peña Nieto anuncia inversión para PEMEX, equivalente a la construcción de 9 trenes México-Toluca.

Buena idea, vamos a endeudarnos más para producir más. Es deuda de inversión ¿no? 

Pero ¿cuánta más deuda de inversión tendremos que hacer para empezar a pagar la deuda que hemos adquirido a lo largo de la historia?

Esto es lo que me hace pensar en la sobrenaturalidad yacente detrás de cada declaración de nuestros funcionarios. El jitomate ya andaba por los cincuenta pesos en muchos mercados cuando las amas de casa suelen buscarlo entre los trece y los veinticinco pesos dependiendo de la temporalidad.

Y mientras la base de la pirámide poblacional no pueda mejorar su nivel de vida, mientras tengamos transacciones en efectivo de las que no tenemos ni idea ¿Cómo podemos tener certeza de crecmiento en nuestro país?

Ya me lo comentaba el Nobel de la Paz 2007, Mohan Munasinghe, en su visita a México el pasado mes de noviembre en una amena comida con Hugo Petriccioli de Franklin Templeton Investments: "La economía es engañosa por veces, hay muchos factores que escapan a nuestro conocimiento".

Esperemos que los factores que están viendo nuestras autoridades sean totalmente fidedignos.