Make America Great Again?

Muchos nos preguntamos las razones que llevaron a Donald Trump a convertirse en el nuevo presidente de Estados Unidos. Se discuten en las noticias, las redes sociales, y prácticamente en todos lados el futuro de este país y el clima mundial en el que nos encontramos. Entro a Twitter y veo las opiniones de los llamados expertos y la preocupación de lo que sucederá en las próximas semanas y los siguientes cuatro años. Tampoco se hacen esperar una cantidad inmensa de memes sobre el muro del que tanto habló el ahora presidente, y escucho a otros compañeros de posgrado decir que es mejor reírse del asunto porque ya no hay nada que cambiar. La decisión está tomada: Trump es presidente. 

 

Nos guste o no que el magnate haya llegado al poder, no podemos hacer a un lado el hecho de que está ahí porque hubo una mayoría que votó por él. Eso es lo que nos tiene tan impactados, ¿cómo puede ser posible que una persona que se dedicó toda su campaña política a compartir un discurso de odio pudo llegar a la presidencia?, ¿qué pasa con la sociedad estadounidense?, ¿dónde están sus valores? Veo vídeos, noticias, blogs, tuits, publicaciones en Facebook intentando descifrar qué fue lo que pasó en las elecciones de anoche, pero eso no es lo que me preocupa. Como muchos -o la mayoría- estoy sorprendida por los resultados electorales. Pero más allá de que el nuevo presidente sea un hombre que ha amenazado con construir un muro entre mí país y el país en el que actualmente estoy viviendo, y que proclame un odio profundo hacia los latinos, musulmanes y las mujeres, más allá de estar aterrada porque él se haya convertido en el hombre más poderoso del mundo, me aterra la sociedad. 

 

Tengo miedo del odio que se está fermentando en este país, de la división tan profunda que hay y que parecíamos no haber notado (o estaba muy bien maquillada), y que parece imposible de reparar. Tengo miedo de salir a la calle y no saber cómo va a reaccionar la gente y con qué cosas me voy a encontrar. Tengo miedo de mis amigos cercanos que han decidido cortar amistades con aquéllos que votaron por Trump, o de los estudiantes que esperan crear disturbios siguiendo los ejemplos de otras universidades estadounidenses. Tengo miedo porque a pesar de ser un sólo hombre el que está al frente, es el país entero se está derrumbando y no importa qué orientación política tengas o sistema de valores, todos creen tener la razón. Tengo miedo de los que odian a los latinos y a las mujeres porque eso significa que miles de personas y yo podemos estar en peligro, pero también tengo miedo de la gente que está resentida con las personas que votaron a su favor, porque su odio no es tan distinto. Tengo miedo de la sociedad; no me importa si son republicanos, demócratas, seguidores acérrimos de Trump o si lo desprecian. Tengo miedo de todos ustedes.