RAFAEL “FLAMINGO” LIRA; UN GRANDE DEL FUTBOL MEXICANO.

                                                                                         

La historia de Rafael Leonardo Lira Cisneros, mejor conocido como “el flamingo” o “bicho”, comienza en Jacala Hidalgo de donde es originario, nació el 3 de octubre de 1958 es hijo de Rafael Lira Vivas y Nohemí Cisneros Rubio.

Al cuestionarle acerca de cuántos hermanos tenía me contesto con voz entrecortada que eran 6 y que uno había fallecido, es por eso que decidimos cambiar de tema y hablar de su infancia y adolescencia, en donde recuerda con gran cariño a su profesor de educación física José Guadarrama Márquez, quien fue parte importante en su vida, a la vez que su primer entrenador en el básquetbol, de hecho, él quería que fuera basquetbolista porque le veía más futuro en el básquet, pero siempre le gusto más el futbol, el “Profe Pepe” fue la persona más importante en lo deportivo, ya que él lo entrenó cuando Lira cursó su educación secundaria y dos años más tarde le formo cimientos y buenos valores deportivos que lo llevaron a ser seleccionado estatal en el basquetbol.

                       

 

SUS INICIOS

“El Flamingo” Lira recuerda una vez cuando era niño, en los años 60s que su tío Roger conocía al General Núñez que era dueño del Atlante, y lo llevo a las oficinas del equipo y le regalaron una playera de Malvido, el centro delantero de aquella época, le quedo muy grabado eso, y siempre decía que él iba a jugar en el “Aclante”, porque no podía pronunciar bien el nombre.

La carrera del “Flamingo Lira” comenzó cuando se fue a probar con el Atlante y se quedó, recuerda que estaban entrenando y hablo con el profesor Espinoza y le dijo que si lo podía ver jugar, antes ya se había ido a probar con el América pero le dijeron que regresara en un mes, pero al “Flamingo” ya le urgía jugar, por lo que le dieron 40 minutos para mostrar su calidad en el campo de juego y es donde deciden que se quede en el equipo. El Húngaro Arpad Fekete estuvo a punto de debutarlo pero el jugador por el que iba a entrar salió expulsado en un partido contra la Autónoma de Guadalajara, de ahí lo mandan a reforzar el equipo de Victoria en segunda división donde por cierto ni le pagaban y le toco descender, después debuta en el torneo Nuevos Valores y de ahí lo jalan para el primer equipo del Atlante donde jugó poco, fue cuando el equipo pasa a ser administrado por el IMSS que contaba con mayor presupuesto, es cuando contratan al Ratón Ayala, empiezan a comprar jugadores y a los que venían de la reserva los relegan, incluso formó parte de la Selección Juvenil de México.

                         

 

LLEGADA AL OAXTEPEC

Es así como se forma el Oaxtepec, que lo mandan a Tercera División y le toca todo el proceso de llevarlo a Segunda y después al Máximo Circuito, en ese entonces, entre sus compañeros de equipo figuraban Rafael Chávez Carretero, Ricardo Lavolpe, Víctor Manuel Vucetich, Sergio Lira, Luis Fernando Tena, Ricardo Campos, Jorge Garrido y su gran amigo Ernesto Sosa, eran dirigidos por Edelmiro Picao  Arnauda.

Tiempo después venden al Oaxtepec y pasa a ser Ángeles de Puebla, donde Ricardo Lavolpe se encarga de dirigir al equipo, pero no mete a jugar al “Flamingo”, entonces su amigo Ernesto Sosa que se había ido a Irapuato lo manda llamar para que lo acompañe en una nueva aventura.

                       

 

LOS AÑOS MARAVILLOSOS EN IRAPUATO

Su llegada al equipo de Irapuato trae mucha suerte, pues el equipo se encontraba en segunda división y en la temporada 84-85 le toca ascender con el equipo a Primera División, jugó la final contra sus paisanos de Pachuca y le toco hacer dos goles, uno en el partido de ida y otro en el de vuelta, en ese equipo militaban jugadores como Anselmo Romero (hermano de Camilo), el finado Fernando Garduño, Jesús Montes, Eugenio Constantino y Teodoro Orozco entre otros al mando del Director Técnico Diego Malta.

En el torneo PRODE 85 jugando en Primera, le toca hacerle un golazo al mejor portero de aquellos años Héctor Miguel Zelada en un partido contra el América, en los torneos siguientes México 86 y 86-87 continúa metiendo goles importantes que ayudan al equipo a mantenerse en el Máximo Circuito.

En el año de 1987 estuvo a punto de irse a jugar con el equipo de sus amores el Guadalajara, ya había platicado con Alberto Guerra Director Técnico de “Las Chivas” en ese tiempo, pero la directiva del Irapuato no lo dejó.

                     

                              

SU PASO POR EL ATLÉTICO MORELIA

Su llegada al Atlético Morelia se da porque su amigo Ricardo Campos ex compañero en el Oaxtepec lo presentó con el Director Técnico de Morelia Antonio “La Tota” Carbajal, en un partido de pre temporada en Irapuato, y para el torneo 87-88 se va a préstamo con el equipo, recuerda que solo jugo esa temporada y que no pudo marcar goles porque sentía mucho la presión de tener como compañero al goleador Chileno Marco Antonio “El Fantasma” Figueroa, sin embargo, en las giras en Estados Unidos si metía goles.

                                 

OPERACIÓN EN LA COLUMNA Y REGRESO A IRAPUATO

El “Flamingo Lira” fue desapareciendo poco a poco de la primera división debido a una lesión en la columna vertebral y otras operaciones que lo dejaron fuera de las canchas durante dos años y 9 meses, incluso se habló de que no iba a volver a caminar, pero con la ayuda de Dios y el apoyo de su esposa Lili que fue parte importante en la recuperación, es como volvió a pisar las canchas de futbol en un partido contra Querétaro.

Cabe recordar que Rafael Lira en sus inicios tuvo que superar una fractura de cráneo que le hizo el portero Baeza del América, y después de superar momentos amargos es como regresa al equipo del Irapuato para jugar sus últimos minutos en primera división en el año 1991.

                                          

 

EL RETIRO

Para el siguiente año se va a jugar a San Francisco con “Los Brujos” en la segunda división, y poco tiempo después vuelve a regresar con el Irapuato para poner fin a una carrera de 17 años como profesional y casi 300 goles en todas las divisiones y aproximadamente unos 50 goles en la primera división, se retira en el año de 1994, pero se queda con la alegría de que el futbol le dio todo y es lo mejor que le ha pasado.

                           

 

                             

EN LA ACTUALIDAD

“El Flamingo” Lira es Director Técnico Profesional y se desempeña como instructor deportivo en el Instituto Tecnológico de Tamazunchale, S.L.P.; está casado con la Señora Lili Ávila con quien procreó a sus 3 hijos, Liliana, Rafael y Mónica, todos ellos profesionistas, incluso Rafa Lira Jr. jugó en la segunda división y salió Campeón.

Hoy en día el popular “Flamingo” Lira se muestra feliz con su nieto el pequeño Leonardo que sueña con seguir los pasos de su abuelo, y agradece a su familia todo el apoyo recibido en su carrera como profesional y es así como hoy recordamos en vida a: UN GRANDE DEL FUTBOL MEXICANO.