Las derrotas del 2018; ¿por qué podrían perder AMLO, MEADE y Anaya? por Alexia Incómoda

¿Por qué podrían perder AMLO, Meade y Anaya?

 

@AlexiaIncomoda

 

“Los ratos de ocio son la mejor de todas las adquisiciones.”

Sócrates

 

La ociosidad es mala consejera para los estrategas y promotores de las candidaturas de las coaliciones PAN-PR-MC, MORENA-PT-PES y PRI-PVEM-PANAL, quienes pretenden sorprender a los ciudadanos de que sus aspirantes a puestos de elección caminan exitosamente y se vanaglorian creyendo en las fracasadas encuestadoras cuando así les conviene.

 

Lo realmente papable en este momento no es la posibilidad del éxito sino la del fracaso entre quienes andan empujando con todo a sus candidatos presidenciales. Durante este periodo de días de descanso los errores de candidatos y partidos están creando un ambiente de descomposición política que se reflejará en las intenciones de voto a penas entrado el 2018. ¿Cuáles son los grandes errores y exigencias que deben cuidarse quienes están detrás de AMLO, MEADE y ANAYA? Desde mi particular punto de vista son los siguientes:

 

1.- Los grandes errores de Andrés Manuel López Obrador que lo podrían llevar a su tercera y definitiva derrota.

 

a.- La violatoria teología pejista que cada vez oculta menos y se explota al máximo su presencia ante imágenes y actos de culto religioso, contraviniendo no sólo al artículo 130 Constitucional sino su propia línea discursiva de sentirse “juarista”. Muchos de los adherentes a su campaña han sido priistas y jacobinos declarados durante años; otros vienen de las escuelas del marxismo y ateísmo que no han visto con buenos ojos esa cada vez más reiterada convergencia de AMLO con las iglesias cristianas, sobre todo desde la inclusión del PES a su frente electoral.

 

b.- Las malas compañías, representadas esos viejos y conocidos pecadores del viejo régimen, que representan dinero (empresarios), votos (priistas y panistas con capacidad de mover estructuras) y movilidad territorial (mapaches) son una apuesta muy difícil de explicar a quienes hoy creen que AMLO es realmente la esperanza de México y lo que en realidad les está ofreciendo es una simulación peor que la que representó Vicente Fox con sus llamados al voto útil; es decir, no se trata ni de una alternancia ni una transición democrática a un nuevo modelo sino sólo el cambio de un grupo político en el poder, y peor aún, de la reinstauración de viejos políticas y viejas prácticas que a muchos mexicanos ya nomás está dejando de gustarles. Vuelvo a repetir la cantaleta: eso fue lo que hizo AMLO en Tabasco como dirigente del PRD, fue perdonando a todos los priistas que se pasaban a las filas perredistas hasta que no quedó nada de los originales; hoy, el candidato de MORENA al gobierno estatal es un ex subsecretario de Gobierno y ex segundo de a bordo de Manuel Andrade, quien tuvo la oportunidad de ser gobernador interino y a quien Roberto Madrazo “convenció” de no aceptar. ¿Alguna cosa cambió en Tabasco con la oferta de AMLO de que el ex priista Arturo Núñez sería un gobernador diferente?

 

c.- La amnistía a los líderes del crimen organizado se ha tenido que justificar infructuosamente por los “ideólogos” de MORENA, pero ninguno ha dicho que se trata de una mala lectura de AMLO de que los jefes del narco en México mandan a votar por el PRI y que “la zanahoria del perdón” no será en automático por él ni su partido. Para algunos ciudadanos el que PAN y PRI han demostrado tanto su fracaso en la lucha contra el narco como su presunta complicidad, son “pruebas” de que es necesario cambiar las cosas como las propone López Obrador, mientras que para las víctimas representa la peor decisión que pudiera tomarse. ¿Qué hará AMLO, MORENA y sus “ideólogos” cuando aparezca en la escena pública una señal del jefe del Cártel de Jalisco, de los de Sinaloa, de los del Golfo o de alguna facción de los Zetas aceptando dialogar con ellos los términos de la amnistía y las garantías que tendrían para no incidir en el proceso electoral del 2018? ¿O qué pasaría si de si ganan y en meses siguientes aparece una réplica del ex ministro colombiano Fernando Botero Zea en el gobierno de MORENA aceptando haber recibido y pacto con uno de los cárteles el financiamiento?

 

2.- Los grandes errores de Ricardo Anaya que lo llevarían al peor de sus fracasos y de paso enterrar electoralmente al PAN y PRD por un largo rato, no así a MC que se mantendrá e incluso podría crecer.

 

a.- Los intereses ocultos detrás de Anaya que están en el Bajío, y no nos referimos sólo a los grupos políticos sino a económicos, en especial con una casa de apuestas, cuyos dueños se han visto involucrados en diversos escándalos y que han sabido librarla por sus excelentes relaciones públicas. ¿Está preparando Ricardo Anaya para que los amigos del tipo que le presentó su ex amiga Margarita Arellanes salgan a la luz?

 

b.- Los candidatos impresentables del PRD, MC y PAN, de negros antecedentes, serán un dolor de cabeza, porque está pasando en Morelos, Guanajuato, Chihuahua, Quintana Roo, la CDMX y Guerrero. Ejemplo del desbarajuste de los impresentables está en la figura de Ángel Heladio Aguirre Rivero, ex gobernador y corresponsable de la desgracia de Iguala, cuya candidatura fue impulsada a capricho de Bety Mojica y que  en el arranque de campaña a diputado federal los padres delos 43 de Ayotiznapa le hicieron ver su suerte. ¿Cuántos casos más estarán por presentarse de este modo? ¿Cuántos aguirres, cuántos gracos, cuántos arellanes o padreses estarán por recibir sendos recordatorios a sus madres?

 

c.- El voto dividido del PAN, PRD y MC en la presidencial y las federales y estatales. Si Ricardo Anaya, los Yunes, los Corrales, los Cabezas de Vaca, los Marqueces, los Chuchos, los ADNs y manceras creen que los ciudadanos que ellos gobiernan y que sus militantes votarán en automático por la coalición contranatura ideológicamente están equivocados. Estudios internos en los tres partidos ya indican que habrá votos divididos y muy pocos que darán carro completo a los candidatos de coalición. Los aún simpatizantes y cuadros perredistas probablemente voten por AMLO y no por Anaya; entre los panistas la situación pinta similar pero se esperaría más que voten por José Antonio Meade que por Anaya. A nivel estatal las cosas podrían ser similares y más marcadas, previéndose que a río ideológico tan revuelto los que podrían ganar más serían MORENA y PRI. Error de cálculo que a algunos les costará muchos votos y una alteración al mapa político como pocas veces se ha visto.  Aun así, ¿Qué posibilidad tiene Anaya de ser competitivo? ¿Podrá aguantar los embates y cuestionamientos por sus traiciones?

 

3.- Los grandes errores de José Antonio Meade Kuribreña que llevarían al PRI a casi su extinción y al PANAL y PVEM a pelear su sobrevivencia y registro.

 

a.- Los asesores del “primer círculo”, que tienen cruzados los cables y no observan las tiradas y mensajes de los opositores que explotan al máximo el lastre del desastre de imagen sexenal de Enrique Peña Nieto. Tres temas son los urgentes para los ciudadanos; respuestas al hartazgo por el nivel de corrupción tan difundido en este sexenio como ningún otro; la ausencia de una política de seguridad integral que impidió cuajaran las ideas centrales y las ofertas de campaña, dando como resultado el año más sangriento en los últimos tiempos; y la certidumbre económica, que ante la falta de explicaciones técnicas los ciudadanos tienen que conformarse con entender un meme o una caricatura política que acusa a MEADE de ser el corresponsable de la devaluación del peso, de los desvíos de recursos de gobernadores y hasta del gasolinazo. Es decir, hay una realidad y el equipo de asesores sólo pinta un mundo feliz totalmente distanciado del sentido común en sus discursos y ejes rectores de su campaña. Y si a ello se le suma que aplican la clásica exclusión de aliados políticos priistas, las condiciones no podrían ir peor para una campaña.  

 

b.- Los funcionarios que estorbarán, porque no sólo son corresponsables de la pésima imagen de EPN en México y el mundo; del fracaso de la comunicación tradicional y digital del sexenio, llenando de bots el internet o inflando encuestas o filtrando información (“cajas chinas”) para distraer. Demostraron su fracaso en el actual sexenio y no deberían estar ahora también ocupando posiciones en la campaña de MEADE a menos que sea para llevarlo a la derrota. Hubo un equipo de “doctores” en el staff presidencial que todo el tiempo ocultaron a Peña las dimensiones de cada crisis (los 43 de Iguala, casa blanca, socavones, plan de infraestructura, inseguridad, la invitación a Trump, etc.) y de que la historia a quien iba a juzgar era a él y no a sus asesores, pero no los sustituyó y ahora pretenden conducir una campaña que si no prende de aquí al 30 de enero estará en verdaderos aprietos. ¿Qué funcionarios deberían estar fuera?; pues los de comunicación, manejo de redes, de política de seguridad, de gobierno y varias ladillas priistas que en lugar de ayudar estorban al candidato.

 

c.- Donald Trump y los rusos, aunque no se vean, aunque no se detecten, las situaciones críticas que enfrenta MEADE tienen que ver con más con los factores exógenos que endógenos. El presidente estadounidense y su aliado Putin por supuesto que tienen intereses en México y la sucesión presidencial, pero no al gusto del PRI o de MEADE como se ha querido hacer ver.  La reforma fiscal trumpista, por ejemplo, terminará siendo uno de los elementos que pesen negativamente para el candidato priista, pues su discurso contrario a una reforma fiscal y a ofertar estabilidad económica se confrontará con lo que está por venir en los Estados Unidos y las exigencias de los mercados financieros. Más aún, le pesará que no esté un peso pesado al frente de SHCP y sí bien hay un buen aprendiz, eso no es suficiente, como tampoco el relevo en el Banco de México que no ha dado la tranquilidad esperada. La caída del peso frente al dólar, la inflación amenazante, un TLCAN tambaleante, paralización de inversiones, aumento de las tasas de interés en EUA, entre otros asuntos, están pegando porque NO HAY LÍNEA estratégica en el gabinete económico. Con ello detrás, MEADE no podría ofertar la cara de continuidad transexenal de las reformas estructurales, a menos que Trump doble las manos y maniobre para darle una salida al TLCAN, algo que se antoja difícil. ¿Pero si no es con MEADE con quién pretende aliarse Trump, con quién Putin, con quien los otros actores externos que miran a México con mucha atención por lo que pudiera ocurrir?

 

Desenlace previsible (en este 29 de diciembre)

 

Como pintan las cosas, la tendencia estaría por centrarse en un escenario de DOS.

 

Es decir, al final de las campañas sólo DOS candidatos serán capaces de capitalizar “el voto úitil” y “el voto del miedo”.

 

Hagan sus apuestas. Por mi parte, prepararé la botella de sidra para recibir el 2018 y mirar cómo se acomodan las piezas políticas.

 

FELIZ AÑO NUEVO PARA TODOS.

 

alexiabarriossendero@gmail.com