#Narcopolíticos al abordaje de MORENA

Muy mala semana para Morena. Pésima para Andrés Manuel López Obrador

 
Muy mala semana para Morena. Pésima para Andrés Manuel López Obrador

Foto propiedad de: Internet

La peor semana para Morena y para Andrés Manuel López Obrador si nos atenemos a las complicaciones políticas y morales en que se ha visto envuelto esta semana: el acuerdo con Manuel Velasco y el PVEM, las echadas para atrás en varias de las ofertas electorales, la ridiculez de Noroña enfrentando a Porfirio Muñoz Ledo y de impresentables políticos que han ingresado por la puerta grande a Morena en los estados de Morelos, Guerrero y Quintana Roo.

A una semana de haber asumido las mayorías en las cámaras de diputados y senadores, los acuerdos con el PVEM son los más repudiados por los hasta ahora fieles seguidores y defensores de Morena en las calles y las redes sociales. El pragmatismo para tener la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados dejó sin argumentos a quienes aseguraban que Morena haría algo totalmente diferente al PRI –al PAN no, porque Fox rompió con el Verde y Calderón nunca quiso construir mayorías.

Peor de lo mismo ocurre en Quintana Roo, Morelos y Guerrero, donde políticos de poca monta se han subido al carro de Morena a pesar de la predicación de “una moral” diferente para los mexicanos. Veamos las denuncias de los casos.

En Quintana Roo, el operador político y próximo delegado del gobierno de AMLO, Arturo Abreu Marín, padre de un aspirante a hacker en Tabasco, ha ido de pesca en pesca sin importar si son pueblo bueno o pueblo malo y en ese afán ha incorporado a los funcionarios y políticos allegados al ex gobernador Roberto Borge de triste memoria. Así se dio por ejemplo el pacto con Greg Sánchez, el ex edil y ex procesado por narcotráfico, que la libró pero quedó la sombra de la duda.

El pasado mes de agosto, nombró nuevos delegados del partido a los principales domicilios, siendo ungidos  son Ruby Maribel Canto Rosado, en Benito Juárez (Cancún); Henrry Martínez Aguilar, en Solidaridad (Playa del Carmen); Manuel Aguilar Ortega, en Othón P. Blanco (Chetumal); y Juanita Alonso Marrufo, en Cozumel.

De Ruby Maribel Canto Rosado se sabe que fue suplente de Mildred Ávila para diputación federal  (Distrito 03 en Benito Juárez,); Juanita Alonso Marrufo  fungió como regidora en Cozumel del PRI y muy ligada al “jefe de jefes”, el ex gobernador Félix González Canto y en la pasada elección fue candidata de Morena a la presidencia municipal que perdió frente al priista Pedro Joaquín Delbouis. Por su parte, Henry Martínez Aguilar funge como representante de Morena ante el INE en el distrito 1 Federal. Manuel Aguilar Ortega, gente cien por ciento del grupo de Félix González Canto y Roberto Borge,  fue secretario de Salud y diputado local por el tricolor. La herencia política de los ex mandatarios priistas Félix González Canto y Roberto Borge están mudándose a Morena sin ningún miramiento de moralidad del delegado y jefe de este partido en la entidad. A mediados del pasado mes de agosto, el ahora diputado federal morenista y quien presumen “mucha cercanía” con AMLO, Luis Alegre Salazar se reunió con uno de los jefes del grupo caciquil más nefasto de Quintana Roo, el otro ex gobernador Miguel Borge Martín, tío del defenestrado Roberto Borge, en una comida harto comentada en los círculos políticos de esta entidad.

Mientras tanto en Morelos, primero, el portal de e-Veracruz ha dado a conocer un dato tremendo: “Federico Rivas Valdés, quien fungirá como subsecretario operativo de la SSP en el gobierno de Cuauhtémoc Blanco, en Morelos, cuenta con un negro expediente en Veracruz. A pesar de haber sido inhabilitado un año -en 2014- por negligencia administrativa, en el gobierno de Javier Duarte encontró arropo. En 2013 estuvo al mando de retenes en la entidad sureña, donde fueron desaparecidos jóvenes de manera sistemática, supuestamente ligados a Los Zetas.” La noticia en estos días es el hallazgo de más de cien cadáveres en Veracruz y aunque no tuvo responsabilidad directa en estos hechos, la sombra de la duda está ahí.

En el plano político las cosas puedes ser igual o peor. Resulta que Alfonso de Jesús Sotelo Martínez, hoy diputado local del PES por el XI distrito local con cabecera en Jojutla, fue elegido presidente de la Mesa Directiva del Congreso estatal, desde donde ha ido operando paulatinamente para desmembrar y dividir a Morena con el fin de que el próximo mandatario, Cuauhtémoc Blanco, no tenga ninguna oposición. En pocas palabras, los del PES en Morelos están saliéndole más vivitos que los democrático-coléricos de Morena que esperaban dar un giro a la forma de hacer política en la entidad.

La grilla en Morelos no sería tan complicada si no es que Sotelo Martínez fue denunciado, indiciado y procesado por formar parte de la red política de los Rojos que lidera el narcotraficante Santiago Mazari, “El Carrete”.

El diario REFORMA publicó el 9 de marzo de 2018 que “el líder del Cártel de Los Rojos, Santiago Mazari, financió en 2015 campañas a 11 candidatos de 8 partidos en Morelos para que, ya como Alcaldes, le garantizaran impunidad. Entre los políticos financiados en esa red está el ahora Edil de Jojutla, Alfonso Sotelo.”

Al día siguiente, dicho medio abundó en el sentido de que “sicarios de la organización criminal de Los Rojos planearon la ejecución de la síndica de Jojutla, Abril Fernández Quiroz, por orden del Alcalde de ese Municipio, Alfonso Sotelo Martínez. En celulares asegurados a integrantes del grupo criminal, autoridades del Estado de Morelos hallaron mensajes de WhatsApp en los que los sicarios planean la ejecución e incluso reciben fotografías de la víctima sustraídas de redes sociales. ‘Que ya le mandaron las fotos, que pidió el paro el presi (…) urge el paro de la vieja de Joju’, dice uno de los mensajes de teléfonos móviles asegurados a miembros del Cártel de Los Rojos al momento de sus detenciones. ‘Primo, me dicen que si han visto a la síndica (de Jojutla) que si se parece un chingo a ella, más no están seguros si es y dicen que la han visto en su Tsuru gris (…) si hay luz verde para rafaguearlo y tener que asegurar que sea la señora’, anotaron los gatilleros en otro mensaje detectado el 25 de febrero a las 12:08 horas.

En Morelos, presuntos narco ediles buscaron su reelección: Jorge Miranda Abarca, Edil de Amacuzac, y relacionado en parentesco con Santiago Mazari Miranda “El Carrete”, líder de Los Rojos; Francisco Salinas, de Zacatepec y Luz Dary Quevedo, de Tetecala.

A pesar de todo, el ex edil fue candidato por la coalición “Juntos Haremos Historia” y forma parte del grupo político de Cuauhtémoc Blanco.

En Guerrero, donde lidera a Morena Pablo Almicar Sandoval Ballesteros las condiciones no son diferentes, salvo que no tienen el poder estatal pero sí ganaron mayoría de legisladores y alcaldes. Aquí la situación de los morenistas puede ser peor, pues por Pablo Almicar es hermano de quien será la futura “zar anticorrupción” del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, Irma Eréndira Sandoval, y es cuñado de uno de los presuntos ideólogos de Morena, John Ackerman.

No conformes con los errores de su pasado perredista al hacer alianzas con políticos muy señalados como narcotraficantes, vuelven a cometer los mismos errores. Ya no bastó con haber lanzado a senador a Félix Salgado Macedonio, de triste memoria, o a Nestora Salgado, quien aún sigue siendo una interrogante el motivo de su postulación a la Cámara Alta. Esta semana ocurrieron dos adquisiciones que darán mucho de qué hablar; en el Congreso local celebraron los morenistas que se les unieran Servando Jesús Salgado Guzmán, alias del Puma, y Celeste Mora Eguiluz.

Del primero es de dominio público sus ligas con Isaac Navarrete Celis, “El Señor de la I” o jefe del “Cártel de la Sierra”. Esta año, por ejemplo, se dio conocer un video en redes sociales de Guerrero  sobre un presunto “convenio de colaboración” entre el líder transportista Servando de Jesús Salgado Guzmán e Isaac Navarrete Celis (documento que  formaría parte de la serie/documental de Estados Unidos “The Trade”, que narra el trasiego de droga desde Guerrero hasta Ohio, y otras ciudades). En los últimos meses han asesinado a choferes y bases de transporte público en Chilpancingo, Chilapa y Chichihualco. La explicación puede ser ésta.

La otra adquisición harto aplaudida es de Celeste Mora Eguiluz, de quien hemos dicho forma parte de la dinastía que controla el municipio de Tlalchapa, en la Tierra Caliente de Guerrero. Es un territorio fundamental para las operaciones delictivas de la organización que encabezan los hermanos  Johnny Hurtado Olascoaga, alías “El Pez”, y José Alfredo Hurtado Olascoaga, alias “El Fresa”, últimos líderes del La Familia Michoacana, quienes al ser derrotados por “Los Tequileros” se refugiaron en el grupo del “JP” o “Don José” o “José Pineda”, presunto aliado ahora del CJNG en la región.

A Celeste, Amalia, Guadalupe y Martín Mora Eguiluz no se les debe pasar de revisión, porque su padre, Martín Mora, formó parte del grupo político del ex secretario de Gobierno y ex aspirante a la gubernatura Armando Chavarría Barrera, ultimado el 20  de agosto de 2009. Su madre es Guadalupe Eguiluz, quien como el marido, fue alcaldesa y diputada por Tlalchapa. Siempre formados en el PRD ahora se han unido a Morena en Guerrero por acuerdos con Pablo Almicar Sandoval. Una dinastía o familia caciquil que no está exenta de acusaciones de extorsión, amenazas y hasta ligas amorosas entre Celeste y “El Fresa”, al grado de que se rumoró que éste le ayuda a financiar su campaña en la pasada contienda.

Muy mala semana para Morena. Pésima para Andrés Manuel López Obrador, pues estos acuerdos y estos reacomodos del mapa político en el país en nada le van a favorecer a su gobierno que aún no inicia.

alexiabarriossendero@gmail.com