"Kobe Bryant: La Leyenda"

El sueño de millones de niños es el convertirse en un atleta profesional, el que te paguen por hacer lo que más te gusta y el ser admirado por millones de personas. Un atleta profesional logra una conexión con la gente que pocas personas puede llegar a lograr, porque un atleta se conecta con las emociones y sentimientos de una persona como nadie.

El básquetbol es uno de los deportes más populares del mundo, se estima que existen alrededor de 400 millones de fanáticos en todo el mundo. Cuando un niño toma un balón y hace un tiro piensa directamente en la figura de Kobe Bryant, el mejor en la duela en los últimos 20 años y un referente mundial del deporte.

Durante los últimos 20 años hemos podido disfrutar del espectáculo de Kobe Bryant en la NBA, sus tiros, sus clavadas, sus asistencias y su forma de disfrutar el juego nos han enamorado partido tras partido. El pasado miércoles 13 de abril Bryant saltó por última vez a una duela de NBA, vistió por última vez los colores de los Lakers y nos apasionó por última vez con su juego de otra galaxia. Kobe terminó el partido con 60 puntos convirtiéndose en el jugador con más puntos en la temporada 2015-2016 de la NBA y llegando así a su 6to partido con 60 puntos o más, sobra decir algo.

En 1996 cuando los Charlotte Hornets lo seleccionaron en la primera ronda del draft llamó la atención de todos, pues se trataba de un joven que ni siquiera había jugado basquetbol colegial. A los 15 días de ser seleccionado, los Hornets decidieron traspasarlo a los Lakers de los Ángeles, el resto es historia.

Cinco anillos de NBA, 2 MVP de las finales, 18 elecciones para el juego de las estrellas, el premio al jugador más valioso, 81 puntos en un partido, 2 medallas de oro olímpicas y un sinfín de records son solo una pequeña porción que definen lo que ha sido Kobe Bryant para el básquetbol y para el deporte mismo.

A pesar de sus números estratosféricos, Kobe representa algo más para cada aficionado del deporte. Kobe encubre todo lo que un atleta debe ser, la lealtad a un equipo, la competitividad, el compañerismo y el amor al juego son elementos que muy pocos atletas llegan a poseer a lo largo de su carrera. Es por eso que el retiro de Bryant deja un hueco enorme por cubrir en el deporte, pero también deja un ejemplo para todos aquellos niños que sueñan con ser atletas profesionales. Los héroes van y vienen, pero las leyendas son para siempre. Gracias Kobe.