Libertad en Internet de México y Colombia

Este reporte de Libertad en el Internet 2015, muestra elementos clave en la libertad en la red. Ya que por 5º año consecutivo, se ha visto mermada la libertad en línea a nivel global, como resultado de la censura en la información por gobiernos, así como por los instrumentos para violentar la privacidad en las actividades en línea, además de herramientas de vigilancia.

Libertad en Internet de México y Colombia Imagen tomada de zoomlegislativo.com

Recientemente ha salido a la luz, la temida propuesta de #LeyFayad. La cual nos revela un bosquejo en el quehacer político de la censura en línea, por lo menos en México. A menudo se ha intentado regular la actividad informática de la gran World Wide Web, no obstante, los deseos de esto, aunque algunos lo consideran como una opción para minimizar los delitos que atentan contra la vida humana y sus derechos, hay otros quienes se respaldan en este argumento para reducir la libertad de expresión que atenta contra fines políticos o económicos. #QueMiedo #OjaláNoSuceda #Anonymous

El reporte “Privatizing Censorship, Eroding Privacy” forma parte de una serie de reportes  de Libertad en el Internet en su versión 2015 (Freedom on the Net), provisto por la Freedom House, una organización no gubernamental (ONG) con sede en Washington D.C. Esta organización conduce investigaciones y promociona la democracia, la libertad política y los derechos humanos.

Este reporte de Libertad en el Internet 2015, muestra elementos clave en la libertad en la red. Ya que por 5º año consecutivo, se ha visto mermada la libertad en línea a nivel global, como resultado de la censura en la información por gobiernos, así como por los instrumentos para violentar la privacidad en las actividades en línea, además de herramientas de vigilancia.

Resultados a nivel mundial.

De los principales hallazgos, obtenemos cuatro principales conclusiones a nivel internacional:

  • Los contenidos removidos. Los gobiernos en 42 países de 65, instruyeron a compañías privadas o a usuarios de internet, para restringir o borrar contenido publicado, que tratara de temas políticos, religiosos o de interés social, a diferencia de 37 países el año pasado.
  • Incremento en arrestos e intimidación. Las autoridades en 40 de 65 países, encarcelaron a personas por compartir información acerca de política, religión o problemas sociales a través de redes digitales.
  • La tecnología y leyes para la vigilancia se multiplicaron. Los gobiernos en 14 de 65 países, aprobaron nuevas leyes para iniciar la vigilancia desde Junio de 2014 y muchos de ellos han modernizado el equipo de vigilancia.
  • Los gobiernos han tipificado la anonimidad y el lenguaje cifrado.  Regímenes democráticos y autoritarios por igual, han estigmatizado el lenguaje computacional cifrado como un instrumento de terrorismo, además de limitar o eliminar las herramientas que protegían la privacidad.

 

México y Colombia, ahí vamos ¿o no andamos?

Con respecto a la clasificación de Libertad en el Internet, México se encuentra en el lugar 39, justo arriba en la distribución, con respecto a Angola, Zambia y Malawi, pero por debajo de Túnez, Ecuador, Ucrania y Uganda. El caso de Colombia le ubica en el 32avo lugar, con una mejor clasificación que Nigeria, Corea del Sur y Kirguistán, no obstante, se encuentra con una menor libertad, respecto a Armenia y Brasil y Kenia.

¿Pero cómo se construye esta clasificación? ¿Acaso es por el acceso a Internet? ¿Se hizo una pregunta a tuiteros si se sentían libres al escribir sus letras? No, esto va conforme a criterios técnicos y legales específicos, los cuales podemos enlistar:

  1. Redes sociales y/o aplicaciones de comunicaciones bloqueadas
  2. Contenido político, religioso o social censurado
  3. Un apagón del Internet para control ya sea focalizado o nacional
  4. Comunicadores o figuras públicas a favor del gobierno, manipulan las discusiones en línea.
  5. Nuevas leyes o iniciativas que incrementan la censura o el castigo como resultado del control de Internet
  6. Nuevas leyes o iniciativas que aumentan la vigilancia o restringen la anonimidad de los usuarios
  7. Periodistas, bloggers o usuarios de Internet, que fueron arrestados, encarcelados y/o fueron prolongadas sus detenciones por publicación de contenido político o de interés social
  8. Periodistas, bloggers o usuarios de Internet que fueron físicamente agredidos o asesinados (aun en custodia de la policía)
  9. Ataques informáticos a un gobierno, críticas y/o a organizaciones de derechos humanos.

Del periodo de Junio de 2014 a Mayo de 2015, como espacio temporal de análisis del estudio, en el caso de México se observó que se presentaron 5 de las 9 causas que coartan la libertad en la navegación en línea, específicamente los puntos d), f), g), h) e i). En el caso de Colombia, para el mismo periodo, no se observó el mismo nivel de coerción a la libertad en línea, ya que existen eventos aislados de este tipo, pero no sistemáticos. Esto muestra la principal diferencia entre la clasificación de ambos países.

El Internet en México

En el caso de México, el acceso a Internet en el 2014 fue de 44% de la población total mexicana, a diferencia de 43% en el 2013, y 26% en 2009. En el caso de restricciones de conectividad el Artículo 190 de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR) explica que se autoriza a la autoridad responsable a suspender los servicios de telecomunicaciones en orden para disminuir los crímenes. En materia de quitar contenido, con base en el Transparency Report de Twitter el gobierno Mexicano solicitó dos peticiones a Twitter para remover contenidos, pero no procedió.

Aunque no existan leyes para regular o restringir el contenido, se reporta que el contenido es manipulado en línea, principalmente por autoridades locales, para presentar una buena imagen pública o para intimidar periodistas de publicar sobre corrupción y crímenes. En este tenor, la labor periodística generalmente se ve reducida, ya que las organizaciones de reportaje dependen mayormente de anuncios gubernamentales, siendo del 50% o más de su presupuesto total (Freedom on the Net 2015, p. 579)

En materia de violación a los derechos de usuario, desde la ley de protección a los activistas de derechos humanos y periodistas y la correspondiente creación Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas en Junio de 2012 se ha 57% de retraso de las 152 peticiones de protección sensitivas para protección.

En materia de vigilancia, el análisis es todavía más cruento. Con base en el artículo 189 de la LFTR, se permite proveer información geolocalizada de un usuario en tiempo real, sin necesidad de una orden judicial, así como el artículo 190 que obliga a los proveedores de internet a mostrar la información sin necesidad de una orden. En 2015 sucedió un hackeo de la compañía italiana de vigilancia Hacking Team, reveló que México como su mayor cliente, usaba esa información para los derechos de anonimidad y para realizar espionaje ilegal.

 Y sucedió que durante el año 2014, Facebook recibió 430 solicitudes del Gobierno Federal mexicano de información privada de 679 usuarios de la red social, lo cual representó un porcentaje mayor al 100% en este tipo de requisas, con respecto a 2013. En el caso de Google, la empresa recibió 111 solicitudes de 144 cuentas, por parte del Gobierno Federal, durante Enero-Junio de 2014, siendo un incremento de 37% con respecto al anterior periodo. Al final, Google proveyó la información 79 casos de la información solicitada, mientras que Facebook reveló información en el 56% de los casos.

En intimidación y violencia, el caso fue cruento, pero principalmente como origen del narcotráfico. Entre Junio de 2014 y Mayo de 2015, ocho periodistas fueron asesinados y por lo menos uno estaba designado a reportar crímenes. Además, se han recibido amenazas de muerte a periodistas e intimidación vía videos de contenido sensible, ya sea por publicaciones periodísticas o información presentada en redes sociales.

Colombia  y su actividad en línea

Colombia ha mostrado un gran avance en la libertad de información y provisión de servicios de Internet a la población en general en los últimos cinco años. El acceso a Internet de la población es de 53% a finales del 2014, con respecto a la población total, a diferencia del 52% en 2013 y 30% en 2009. En el cual una de las principales dificultades, son los altos costos y la inestabilidad del conflicto guerrillero, con un proceso de paz entre el Gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionaras de Colombia (FARC), cercano a concluir. Además del precio por el uso de internet doméstico es uno de los principales obstáculos a proveer este servicio digital a mayor población.

Entre sus principales limitaciones de contenido, se encuentra explícitamente prohibida la pornografía infantil. Sin embargo, los contenidos o sitios con información concerniente a las FARC ha sido eliminada sin previo aviso y sin alguna explicación por parte de la autoridad responsable. Aunque la ley 679 de 1524, prohíbe explícitamente la pornografía infantil, se ha señalado que la información es vaga, que además de la información concerniente a los sitios bloqueados tiene vulnerabilidad para su divulgación.

Para remover de contenido internet, la información es escasa. Un caso recurrente, se ha notado por miembros de las FARC quienes han expresado que su contenido ha sido ilegalmente quitado del Internet. Mientras que en manipulación de contenido, Colombia es un país reconocido por tener múltiples sitios que propician el debate político y la divulgación de información de carácter nacional. No obstante, en el periodismo tradicional se ha visto censurada la libertad de expresión. El Proyecto Antonio Nariño, en 2013, reveló que 47% de los periodistas no divulgaron un artículo por miedo a las repercusiones, específicamente: 35%  temió perder su empleo o la clausura de la empresa periodística, 25% se contuvo por miedo a funcionarios del Estado colombiano; así mismo, 60% denotó que las editoriales periodísticas modifican las publicaciones con mira a obtener algún favor político.

En lo referente a la violación de derechos del usuario, en Colombia es ampliamente respetado el derecho a la opinión pública y rara vez se persigue a un usuario en línea por este precepto. Sólo se han recogido dos casos de difamación pública y acosamiento en línea, aunque uno fue bajo evidencia clara de hostigamiento y suplantación de identidad, establece un precedente para la persecución en acciones de este tipo, suscitado en Febrero de 2014.

En lo que se refiere a vigilancia, privacidad y anonimidad, una de las principales violaciones a los derechos del usuario, que coartan la libertad del usuario del Internet han sido “Las Chuzadas”. Las Chuzadas se han desarrollado por operaciones de inteligencia con el fin de espiar las pláticas de los representantes del gobierno colombiano con las FARC, del proceso de paz.

En materia de intimidación y violencia, 16 periodistas han sido asesinados desde 2005 y muchos más han sido amenazados. Por los distintos niveles de violencia, como resultado de distintos fenómenos (guerrilla, narcotráfico, corrupción), es difícil determinar las muertes como resultado de un evento como resultado de la actividad en línea. Además de señalar, que más de 93 periodistas fueron amenazados entre Enero y Agosto de 2014, lo cual convierte al periodismo en un sector altamente vulnerable en el país cafetero. Finalmente, en ataques informáticos, el pishing (suplantación de identidad) ha sido la principal variable en la seguridad informática, aunque se ha reconocido por el gobierno de Juan Manuel Santos, que en materia de telecomunicaciones falta mucho por hacer para asegurar la libertad y acceso al Internet.

Conclusiones

La libertad de expresión y acción en línea, principalmente vía Internet, es uno de los grandes nuevos derechos en esta sociedad moderna. Aunque se ha ido reduciendo esta legitimidad a nivel internacional, de igual manera se ha reforzado la lucha por este privilegio.

En el caso de México, se ha visto notablemente mermada la libertad en internet, y más en el derecho a la expresión. México dejó muy en claro que puede ser un país desarrollado, de primer mundo, o el concepto técnico que esté en boga el día de hoy, por sus acciones ante el impacto del huracán Patricia. No obstante, en materia de derechos humanos, recalcando la libertad de expresión en el Internet, está dejando mucho que desear.

Para Colombia, la situación no es muy diferente. La violación de los derechos en línea sigue incrementándose. Una menor percepción de quebrantar la privacidad de los usuarios puede estar correlacionada a la baja infraestructura de telecomunicaciones y el costo que conlleva proporcionar internet a su población; si este derecho no se ha concretado,  es por el presupuesto para vigilancia, el cual es notablemente reducido.

Finalmente, al momento de escribir esto, la temida #LeyFayad será incinerada, como estableció su proponente, el Senador Omar Fayad. Ciertamente, la coerción de la libertad en línea es un privilegio internacional, pues desde 1948 la libertad de expresión es un derecho humano, no obstante, la regulación que exista, con el fin de detener delincuentes, debe ser cuidadosamente elaborada, para no reducir la privacidad de la población en general, no sólo en México y Colombia, sino en todo el mundo.

Vincit qui patitur