Frida Sofía, la Marina y Televisa

Yo no sé qué le pasó al banner de aquí arriba, pero ahora está todo apretado y ni se ve la bonita imagen que refleja mi postura ante la vida. Y yo no le hice nada.

A dos días y medio del terrible sismo del pasado 19 de septiembre, la solidaridad, interés y energía de la gente que conozco (y que ellos conocen y que estos conocen y que entre todos se copian y pegan) se empezó a mezclar con la odiosa costumbre de culpar al gobierno de todos nuestros males, aunque no por ello dejaron de ayudar a los afectados. Quiero hablar de la reacción del caso de la niña que nunca existió en el colegio caído en Coapa, CDMX. Pero antes, hay que hablar de cómo existió el caso en primera instancia, aunque intentaré dejar de lado tanto de mi subjetividad e interpretación como sea posible porque es importante dar testimonio de estos hechos sin prejuicios y porque...

Luego del sismo de 7.2º, mucha de la atención de los medios fue para un colegio privado cuyo frente se derrumbó y éste incluía laboratorios, área de talleres y oficinas administrativas de la escuela. Televisa, TV Azteca, Excélsior, Imagen, Aristegui Noticias, Sin Embargo, Diario 24 Horas y hasta HDSPM, digo, SDP Noticias estuvieron ahí sin perder detalle. Algunos de ellos hicieron una cobertura permanente, como Televisa, TV Azteca, Aristegui Noticias y algunos otros, pero la noticia estuvo en todos los portales con actualización todo el día. TODOS

En la cobertura de Televisa, a través de la reportera Danielle Dithurbide, se consiguió estar a escasos metros del trabajo de rescatistas y personal de la Marina Armada de México, institución que tomó el control de la búsqueda y rescate, con apoyo de Topos y otros voluntarios especializados. Dithurbide realizó (y sigue realizando) una cobertura intensa, por decir lo menos, desde el día del siniestro bajo la fuente directa que representó la Marina y los rescatistas.

Hacia el segundo día, se confirmó la supervivencia de una estudiante de 13 años llamada Frida Sofía, quien se habría1 comunicado con los responsables del rescate para indicarles sobre su estado y el de otros niños que estaban a su alrededor. La noticia principal de ese lugar, ahora, era el rescate de Frida Sofía y sus compañeros. Para la noche del miércoles 20 la información suponía un rescate efectivo, sin embargo pasada la media noche los esfuerzos de quienes estaban ahí seguían encontrándose con obstáculos técnicos para llevarlo a cabo.

La mañana del jueves 21, el subsecretario de Marina, Ángel Enrique Sarmiento, convocó a los medios presentes (numerosos, según el video) para informar que no había información que confirmara la existencia de una niña Frida Sofía y que se mantendrían los trabajos de búsqueda de quien pudiera seguir bajo los escombros. Pero definitivamente no una niña, no, no, no y háganle como quieran. Horas más tarde, bajo la conducción de Denise Maerker y Carlos Loret de Mola, la reportera Dithurbide realizó un recuento pormenorizado de por qué había hecho su cobertura con información, ahora se sabía, falsa. Maerker y Loret de Mola hablaron con la fuente original de información en el lugar de los hechos, el Oficial Mayor de la Marina, José Luis Vergara, quien había estado encargado de la coordinación de búsqueda durante la cobertura permanente y habló directamente con la reportera en varias ocasiones y, palabras más o palabras menos, dijo que:

La información que dio @daniellemx_ es totalmente cierta, nosotros dimos la información: Almirante José Luis Vergara https://t.co/lA1qTGA3ot 

— Noticieros Televisa (@NTelevisa_com) 21 de septiembre de 2017

La versión actual, según he estado enterado -pues admito que hoy me alejé de los reportes pues todo este evento me tiene muy afligido por todos los involucrados y, como estoy idiota de la cabeza, me causó malestar físico- es que se mantiene la búsqueda de alguna persona que se ha confirmado bajo los escombros, pero no necesariamente es una niña o niño, sino algún docente o administrativo del plantel. Y ya.

Ahora sí quiero hacer comentarios al respecto, porque puedo y porque me da la gana.

  1. Danielle Dithurbide hizo su trabajo como se debe hacer, con los recursos con los que contaba y que eran muchos, sí, y más cercanos que otros medios, también. No nos hagamos tontos, claro que iban a permitir la entrada hasta el tunel, casi, a la empresa informativa más grande del país y si eso no gusta es una discusión aparte
  2. Es correcto que en el ejercicio periodístico se busca más de una fuente para contrastar la información y ofrecer una perspectiva amplia de un suceso, sin embargo este caso no puede obedecer a esa lógica porque se trata de un estado de emergencia donde la autoridad federal, la Secretaría de Marina, asumió el control y, con ello, se convirtió en la fuente primaria de la reportera. Asimismo, mantuvo contacto con rescatistas ajenos a la Marina y así lo hizo saber. Pero no pueden haber otras fuentes si ellos fueron los únicos que producen nueva información.
  3. El espectáculo mediático, si es que así se le quiere llamar a la noticia más sensible de un evento horrible, no lo hizo únicamente Televisa. Cuando lean esto, ustedes tres que lo lean (incluyéndome, cuando mañana busque errores de dedo), les invito a abrir el portal de su medio favorito, su siguiente favorito y luego los que les cagan y díganme si no hay una actualización de este caso. No es una apuesta, si no lo siguen reportando pues bien por ellos, más y mejor información. Pero no lo creo.
  4. Televisa es conocida desde siempre por manipular la información para virarla al beneficio del poder en turno o, incluso, colaborar activamente con grandes fraudes y engaños que han afectado la vida de todos los que vivimos en este petardo país, eso es verdad. Pero, ¿es este uno más de los casos donde abusan de su poder de convencimiento? Yo pienso que no, no veo el beneficio de crear espectativas y destruirlas de repente, como si no anticiparan que se volvería contra ellos. Tampoco creo que sea comparable al mentado Monchito de 1985, pues en aquella ocasión el gobierno no movió un dedo por los afectados hasta que la presión internacional fue demasiada; este año, la ayuda del Ejército, Marina y otras instituciones llegó a las pocas horas de la tragedia. Por otro lado, su poder de convencimiento ya no es el de aquellos años. Si no me creen, Google es su amigo.
  5. Los medios que hoy están publicando burlas, acusaciones y conspiraciones, de esas que ahora han suplido a la información dura, no tienen madre. Por como se expresan, estoy seguro que nunca monitorearon la cobertura de la reportera, a quien ahora no bajan de titiritera del maldito gobierno represor inventor de niños heridos como una cortina de humo del gasolinazo, los ovnis y el pedo de Lucerito.

Y entonces, ¿de quién fue la culpa de la jodedera esta?

Definitivamente no de Danielle Dithurbide, a quien están maldiciendo en las redes desde muy temprano. La Marina ya emitió una disculpa sobre la manera en que se dio a conocer el cambio de versión, pero no de la primera versión y eso es importante. La primera versión, que confirmó su Oficial Mayor esta tarde, la obtuvo como resultado de tener a rescatistas como su fuente. De hecho, desde el inicio se dijo que fue uno de ellos (los rescatistas) quien tuvo contacto auditivo con la niña, quien le habría gritado o intentado gritar que se llamaba Frida o algo que suena a Frida, y luego se agregó el Sofía, quizá bajo los mismos términos. ¿No podría ser que, con las emociones tan exacerbadas del momento, un rescatista2 haya exagerado (sin querer hacerlo, por dios, no hay que ser genio) la respuesta de quien sí se encontraba con vida hace unas 24 horas y lo haya comunicado, quizá con más esperanza que certeza, para verlo crecer sin control y sin posibilidad, o demasiada vergüenza, de admitir que a lo mejor escuchó mal? Porque si nos vamos a conspiraciones, esa es la mía, yo veo muy factible que algo así haya pasado y nadie haya inventado nada

También el especialista en medios, Raúl Trejo Delarbre, cree que nadie inventó nada, pero no tengo idea si compartiría mi conspiración buena onda sin culpables. Un saludo a mi exprofe de los miércoles :)

Jamás en la vida yo defendería a Televisa como empresa, de hecho no había visto su señal en muchísimos meses (porque nos dejaron "de regalo" una antena inservible para la tele) hasta este martes para enterarme de las secuelas del sismo, pues tienen más cámaras, enviados y fuentes a su alcance. Lo que no me gusta es que, con el odio que se puede sentir por una empresa que ha demostrado ser tan deshonesta para casi todo lo que hace, se dé pie a lanzar suposiciones maliciosas bajo el argumento eterno de que ellos malos y nosotros buenos. La mera verdad, no veo cómo inventar una niña y después decir a cuadro que no existe, podría ayudar a nadie a subir su rating o, si fue para apoyar a un grupo de poder, a ganar votos malhabidos a menos de un año de las próximas elecciones locales y presidencial. Eso no ayuda a absolutamente n-a-d-i-e.

Y como dice mi #LadyCoralBlanco, yo no sé que IQ tengo, no me importa y adiós3.

---------------------------------------------------------------------

1 Me repatea las pelotas cuando los medios usan titulares con la conjugación "habría", pues eso no es un hecho sino una posibilidad. En este caso, lo utilizo al ser un recuento de lo que pasó, para luego, describir la siguiente versión que anuló la primera.

2 Digo "un", porque ya se sabe de varias zonas afectadas donde no permiten el apoyo de mujeres en labores de rescate, solo en limpieza, comida y abrazos reconfortantes a quienes sí están haciendo algo importante (como en la casa, obvi).

3 Soy una persona normal :V